miércoles, 25 de septiembre de 2013

El amor sagrado







El amor no puede ser una emoción, no puede ser un ideal. Una emoción no puede ser sino una sensación psicofísica, un ideal no es más que un conjunto de ideas, de pensamientos. El amor ha de ser, para ser verdadero, la espontánea atracción a la unidad que somos. No estamos separados y por eso no podemos considerar a nada ni a nadie separado, nada está fuera, –de la consciencia- nada es opuesto ni lejano, nada es enemigo. Jesús, según los evangelistas, hablaba a partir de esta comprensión. Decía que había que amar a los enemigos, a los que nos ofenden. Así se rompe el condicionamiento mental de los opuestos, de querer a los buenos y odiar a los malos. Se rompe la dualidad en el amor sagrado, o lo que es lo mismo, al romper la dualidad del pensamiento, por sabiduría irrumpe el amor sagrado.

Consuelo Martín


(Sabiduría en la acción de ediciones Mandala)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.