lunes, 6 de septiembre de 2010

El verdadero significado de la pobreza


Esto es el fin de la división y de la comparación, el final de cualquier tipo de jerarquía. También es el fin del sentido de propiedad y el comienzo de la pobreza total. El final de los propios sentimientos, el final de intentar controlar, el final de intentar ser sagrado, el final de intentar tener todas las respuestas, el final de la búsqueda espiritual. Ésta es la pobreza a la que se refería Cristo cuando dijo que es más difícil que un rico entre en el Reino de los Cielos que un camello pase por el ojo de una aguja. Mientras tengamos nuestras esperanzas y miedos, mientras tengamos nuestras propias elecciones y orgullo, mientras nos identifiquemos con una historia personal significativa, somos demasiado ricos para entrar en el Reino. Todas nuestras preguntas y nuestra devoción son egoístas. La verdadera pobreza no tiene que ver con vender nuestras propiedades, abandonar a nuestra familia, tomar un nuevo nombre o vivir una vida ascética en los Himalayas, sino con desenmascarar la fuente de todas las posesiones, que es el sentido del “yo”. Cuando se ve que el “yo” no existe, el Reino de los Cielos se revela e incluye a todos.

De una entrevista a Jan Kersschot de su libro Esto es Ello de ed. Gulaab

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.